Cómo ser bueno en matemáticas

Lo primero que debemos tener claro, es que nuestro cerebro es un músculo, y como todo músculo se mejora y perfecciona entrenando. Y esto es extrapolable a todo, incluida nuestra destreza en matemáticas.

Un gran comienzo es perder el miedo a las matemáticas, y no temer fallar, cada vez que hacemos mal un problema, aprenderemos el doble si sabemos donde hemos fallado, por tanto, un gran consejo es, practicar y practicar, pero sobre todo intentar siempre entender lo que estamos haciendo.